¿Quieres cambiar tu estilo de vida? Comienza cambiando tus hábitos

Old habits die hard, harder than november rain
(Los viejos hábitos son difíciles de erradicar, más que la lluvia en noviembre).

Mientras escribo, recuerdo esta línea de la canción de Mick Jagger "Old habits die hard", y reflexiono sobre cuáles son mis hábitos y los que observo en mi familia y amistades. Recuerdo también cuando mi esposa me preguntó por qué valido los sonidos del auto al encender y le contesté: "siempre lo hago porque... (breve argumentación automotriz)... es un hábito que tengo".

Si bien podemos identificar algunos de nuestros hábitos, no siempre es sencillo descubrir cómo los hemos adquirido y más aún como cambiarlos. Esto puede ser un problema cuando son hábitos que nos perjudican, pero también ser muy ventajoso cuando impulsan el estilo de vida que deseamos tener. Los hábitos se forman espontáneamente a medida que interactuamos con nuestro entorno, nos relacionamos con otros y exploramos nuestro mundo interior. Probamos las conductas en situaciones concretas y descubrimos cuáles resultan beneficiosas y no muy costosas, las seleccionamos, las repetimos (por su costo-beneficio) y el cerebro las integra como parte de nuestra rutina. Cuanto más rutinaria es la conducta, menos consciente estamos de ella. De esta forma el cerebro ahorra la energía que implica probar nuevas conductas.

Muchas veces enfocamos mayor tiempo y esfuerzo en lograr un gran propósito y metas ambiciosas, y menos a revisar si nuestras pequeñas rutinas diarias realmente apuntan hacia esa dirección. Imagina por un momento que puedes cambiar los hábitos que sabotean tus planes por aquellos que te permiten mejorar... luce bastante bien verdad? Y es que surgen aquí dos relaciones clave a explorar: nuestros hábitos explican el estilo de vida que tenemos, y nuestro estilo de vida representa el mapa que seguimos para alcanzar todos nuestros objetivos, por lo que desarrollar nuevos hábitos significa alcanzar los pequeños objetivos incluidos dentro del camino hacia nuestras grandes metas. Recuerda que solo se completan los 42 Kms que tiene el maratón corriendo paso a paso.

Más allá de buscar toneladas de motivación para llevar a cabo grandes emprendimientos -que caen precisamente por lo pesados que resultan-, comencemos por realizar pequeños ajustes en nuestras actividades diarias, en nuestras rutinas, para hacer realidad el estilo de vida que requieren nuestros sueños. Por ejemplo, en vez de enfocarnos en mejorar nuestra condición cardiovascular, formemos el hábito de caminar 20 minutos diarios. Un objetivo puede ser escribir un libro, mientras que escribir 3 párrafos diarios como rutina es más sencillo para comenzar. Acumular el capital para emprender un negocio puede ser muy retador, pero reducir gastos prescindibles es una acción más concreta que te permitirá lograrlo. Proponerse rebajar 15 kilos es una meta, cambiar el tipo de alimentos que consumimos es transformar el estilo de vida. Tener un desempeño laboral exitoso puede ser ambicioso, mientras que habituarnos a elaborar una lista de cumplimiento de actividades pendientes será más efectivo para realizarlo. Tener energía para emprender es una meta y establecer un horario para acostarse y descansar es un hábito que ayudará enormemente.

Cómo cambiar nuestros hábitos y no morir en el intento:

- Registra tus principales hábitos. Esto es identificar rutinas y rituales que realizamos. Para esto puedes fijar un día en donde anotes las principales actividades rutinarias, frases y gestos que llevas a cabo. De igual forma puede ser de gran ayuda preguntar a familiares, amigos y compañeros que te conozcan y tengas confianza, sobre hábitos que observan recurrentemente. Ellos te darán mayor información sobre todo de los hábitos que son inconscientes para ti.

- Identifica a los saboteadores. Cuáles de las rutinas perjudican el logro de tus objetivos, te causan daño a ti o a otras personas. Nuestro cerebro no distingue entre buenos y malos hábitos, solo son rutinas que producen un resultado. Los hábitos no se eliminan del cerebro, solo pueden ser reemplazados por otros, por lo que el éxito consiste en desarrollar otros y acordes a nuestros objetivos de vida. Vicios y adicciones representan tipos de hábitos muy arraigados y perjudiciales mental, física y emocionalmente, por lo que en estos casos puede ser necesario buscar apoyo personalizado de terapeutas y especialistas en el área.

- Descubre el ciclo que siguen tus hábitos. La formación de un hábito se da cuando un estímulo activa en nosotros rutinas que nos proporcionan una recompensa. El estímulo es la señal que asocia nuestro cerebro con una recompensa, por lo que activa una serie de conductas para obtenerla. Por ejemplo, las notificaciones de nuestro teléfono personal es la señal que activa las rutinas para obtener información, o recreación como recompensa. Charles Duhigg en su libro El poder de los hábitos (2012) afirma que si mantenemos la señal y recompensa, podemos cambiar la rutina. En la misma situación, si establecemos como rutina revisar solo en horarios específicos las notificaciones de nuestro teléfono, obtendremos la misma recompensa, pero con la ventaja de no distraernos de nuestras actividades cada vez que recibimos una notificación. Busca señales y recompensas para establecer tu nuevos hábitos.

- Cree que el cambio es posible. Dedica tu pensamiento y energía a formar tus nuevos hábitos, con la convicción que es posible cambiar. Prepárate para los posibles obstáculos que se presentarán en el proceso de aprendizaje de otras conductas y lo que estás dispuesto a hacer para superarlos sin volver atrás.

Somos lo que hacemos día a día de modo que la excelencia no es un acto sino un hábito.
(frase atribuida a Aristóteles).

 

Fuentes:

DUHIGG, CHARLES: El poder de los hábitos. 2012. Editorial Urano.
GRAYBIEL ANN; SMITH KYLE. 2014.  Psicobiología de los hábitos.  Revista Investigación y Ciencia. Nro 455. Págs. 17-21.

 

Oliver Ortiz

Industriólogo, con más de 15 años de experiencia como consultor organizacional en estrategia y capital humano. Ha participado en importantes proyectos de transformación,liderando la gestión de talento y desarrollo humano en corporaciones multinacionales. Asesor personal en materia vocacional, gerencial, de pareja y familia.

Libros recomendados

2 comentarios en “¿Quieres cambiar tu estilo de vida? Comienza cambiando tus hábitos

  1. Stephanny Mata

    Excelentes consejos, que sin duda nos podrán ayudar a mejorar nuestro estilo de vida!

    • master

      Muchas gracias por tus comentarios. Estamos a la orden!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *