Cómo supera la crisis la gente resiliente

Cuando observamos la historia de vida de una persona, podemos darnos cuenta de los distintos procesos de cambio y adaptación que afronta. Hay experiencias que generan mayor o menor satisfacción, situaciones donde puede sentirse más o menos cómodo y eventos que definitivamente pueden ser una crisis o una oportunidad. Pero, ¿qué determina la manera en que la gente asume los momentos difíciles de su vida?¿Por qué personas reaccionan tan diferentemente ante eventos traumáticos?¿Cómo para unos parece sencillo superar obstáculos y para otros resultan montañas tan empinadas?

El concepto de resiliencia responde estas interrogantes y abre un espacio valioso para afrontar con éxito cada situación crítica. Resiliencia es un término heredado de la física y representa la cantidad de energía de deformación que puede soportar un material. De la misma manera, desde la perspectiva humana, resiliencia es el proceso de afrontar y superar una adversidad. Ser resiliente no significa que la persona no viva dificultades, pero la diferencia en las personas resilientes se encuentra en la forma en cómo utilizan sus capacidades para superar momentos de angustia, dolor e incomodidad.Todos podemos desarrollar conductas y acciones resilientes, y para esto debemos reflexionar sobre cómo nuestra mentalidad y hábitos impulsan el desarrollo de resiliencia.

¿Cómo afrontar una adversidad de forma resiliente?

Analiza qué ocurre dentro de ti, tomando consciencia de cómo la situación te hace sentir, qué emociones produce, analizando información para entender qué sucede, por qué sucede y cómo te afecta.

Confía en ti mismo, evaluando tus capacidades como fortalezas y debilidades para afrontar la crisis. Reflexiona sobre experiencias pasadas y cómo lograste superarlas.

Busca ayuda de otros, identificando tu red de relaciones, y cómo generar vínculos que puedan beneficiarte, qué apoyo necesitas y cuáles personas pueden brindarlo, quiénes te pueden cuidar y quiénes servirte de modelo de éxito.

Observa la adversidad desde el optimismo, sin subestimar lo que estás viviendo pero sin agigantar el problema. De cómo observes la situación, dependerá las acciones que emprenderás. Recuerda que vemos el mundo como somos y no como realmente es. Busca mantener el balance físico, emocional y espiritual para transitar pacientemente por el proceso, visualizando como norte el estado en que quieres estar al superar la crisis.

Califica la crisis como oportunidad, escuchando más allá de los temores, incertidumbres y aflicciones que genera la situación, el proceso de cambio que está ocurriendo, las oportunidades para aprender, pensar y actuar de forma diferente.

Establece objetivos y metas, para superar progresivamente los obstáculos. En vez de ignorar los problemas que están sucediendo o tacharlos de insuperables, desarrolla un plan con objetivos y metas tangibles, lo suficientemente flexible para adaptarse a cambios en el contexto, y toma todas las decisiones necesarias a tiempo para alcanzar los objetivos planteados.

Genera espacio para la creatividad y el humor, permitiendo pensar de forma diferente a la tradicional. Busca asociar nuevas ideas, nuevas herramientas mientras transitas por la situación y posiblemente encuentres nuevas realidades y formas de actuar que serán de gran beneficio. De igual forma, el estado de ánimo frente a la adversidad impacta todo nuestro ser y su capacidad de acción. Por eso, colócate ocasionalmente fuera de la situación de crisis y trata de reírte de ella y sus anécdotas. Consigue tiempo para revitalizar tu buen humor en situaciones cotidianas.

Es imposible saltarse los procesos de cambio. De hecho, son estos los motores que impulsan el aprendizaje, la creatividad y madurez a lo largo de la vida. Si reprogramamos nuestra manera de observar las adversidades y las acciones que habitualmente realizamos, y ponemos en práctica conductas de mayor desarrollo de resiliencia, progresivamente veremos evidencia de mejores resultados y experiencias mucho más enriquecedoras para expandir nuestro campo de acción en bienestar y perfecto balance.

 

(Puedes conocer más sobre cómo se encuentra tu nivel de desarrollo de esta competencia, tomando el Test de Desarrollo de Resiliencia). 

Oliver Ortiz

Industriólogo, con más de 15 años de experiencia como consultor organizacional en estrategia y capital humano. Ha participado en importantes proyectos de transformación,liderando la gestión de talento y desarrollo humano en corporaciones multinacionales. Asesor personal en materia vocacional, gerencial, de pareja y familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *